Seleccionar página

Adopción vs adversidad temprana: un cambio de paradigma

Cuando empezamos a leer y estudiar sobre el mundo de la adopción, había muy poco escrito y muy pocos recursos, pero, actualmente, todo esto ha cambiado bastante y ahora tenemos mucha más información. Ahora hablamos de Adopción vs adversidad temprana. Hemos ido comprendiendo qué había debajo de las características de los niños que habían sufrido abandono, maltrato, y negligencia y hemos aprendido cuáles son algunas de sus emociones, sensaciones, pensamientos y comportamientos.

Uno de los cambios importantes que se ha dado en todo este tiempo es el lenguaje con el que nos referíamos antes a estos niños. Hablábamos siempre de niños adoptados, pero ahora hablamos de Adversidad Temprana cuando hacemos referencia a las consecuencias en el desarrollo de haber vivido experiencias de falta de referentes de una figura de apego y de no haberse visto satisfechas sus necesidades básicas en los primeros días, meses o años de la vida. Este tipo de experiencias traen como consecuencias algunas alteraciones en el desarrollo psicomotor, emocional, cognitivo y social. 

Niña adoptada aprendiendoAntes hablábamos de las dificultades de los niños adoptados, con expresiones como “le cuesta mucho aprender”, “se porta muy mal”, “parece que le gusta meterse en líos”, “es muy desobediente”, con lo que, sin mala intención, les estábamos etiquetando, les estábamos adjudicando unas características negativas que daban a entender que era culpa suya, que las cosas que les pasaban eran porque ellos las provocaban, es como si se les hiciera culpables de sus dificultades. 

Frases como “es que es adoptado”, “los niños adoptados son problemáticos” y otras parecidas inciden en ellos señalándoles y etiquetándoles de forma negativa, lo que les condena a que sean vistos de esta forma peyorativa y a que se sientan malos o inadecuados. La palabra adoptado se ha pervertido socialmente identificándola muchas veces con actitudes y aptitudes negativas, cuando esto no es así.

Ahora, después de unos cuantos años, sabemos que los niños adoptados tienen dificultades por sus experiencias tempranas, por haber sufrido abandono, negligencia y/o maltrato en sus primeros días, meses o años de vida, por lo tanto, es importante cambiar el: son adoptados por “han sufrido adversidad temprana” o “características de los niños adoptados” por “La adversidad temprana”.

Así, a la hora de hablar de una serie de particularidades comunes, haremos referencia a las consecuencias en su desarrollo que han sido generadas por su vida preadoptiva, por la adversidad temprana, y de esta manera quitaremos el foco en los niños.

Debemos referirnos a Adversidad Temprana, cuando hablemos de abandonos o de infancias maltratadas, de esta manera los niños dejarán de ser los protagonistas de todos esos comentarios, actitudes y características negativas.

Por otro lado, cuando hablamos de hijos biológicos, parece que “los niños adoptados” no lo han sido, y todos somos hijos biológicos, todos hemos venido al mundo de la misma manera, la adopción es algo posterior al nacimiento y algo circunstancial, pero todos somos hijos biológicos.

Cuando se habla de los hijos, son hijos, todos somos hijos, sin ningún calificativo y en las ocasiones que sea conveniente o necesario, podremos hablar de hijos no adoptados e hijos adoptados.

Montse Lapastora

Directora de Psicoveritas

Compartir
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?