Seleccionar página

abandonoCuando un bebé tiene o siente carencias de amor, protección, atención y cuidados, su cerebro se ve afectado por unos cambios físicos que tendrán consecuencias en su desarrollo.

Una de las consecuencias que se observan es el sentimiento de abandono que queda grabado en la psique de una persona, haciendo que sea muy susceptible a cualquier mínimo rechazo. El abandono es por tanto una herida que afecta al cerebro y trae consecuencias que pueden marcar la vida de quienes lo sufren.

A continuación te explicamos en qué consiste la herida por abandono, cómo afecta y cómo se puede sanar la herida.

 

 

El abandono en la infancia

Cuando un bebé no siente satisfechas sus necesidades básicas (alimento, consuelo, afecto, protección) su cerebro vive una situación de estrés tan grande, que la cantidad de cortisol (hormona del estrés) y otros neurotransmisores implicados en el estado fisiológico de lucha, lo hacen de tal manera que que el cerebro sufre cambios químicos, de forma que tendrá consecuencias en su construcción y en su función.

Los niños que han vivido en su primera infancia situaciones reiteradas de abandono, negligencia y/o maltrato, pueden tener el hipocampo más pequeño, la amígdala cerebral más desarrollada (inflamada) lo que repercutirá negativamente en su proceso de aprendizaje y el el establecimiento de relaciones sociales y vínculos emocionales. De adultos este sentimiento de abandono se manifestará en sentimientos de soledad, de poca valía, de no encajar en ningún sitio, en definitiva, en un sentimiento intenso de vacío difícil de llenar.

Además de la falta de satisfacción de las necesidades básicas se puede sufrir abandono emocional por diferentes actuaciones y actitudes de las figuras de apego, como por ejemplo:

  • Un padre con ciertas expectativas marcadas sobre sus hijos
  • Padres que exigen demasiado o presionan
  • Progenitores que no escuchan o atienden 
  • Progenitores que invalidan o ignoran las experiencias emocionales del niño 
  • Progenitores que ridiculizan a sus hijos

 

Esta falta de apoyo emocional influirá en el desarrollo psicológico afectando también al desarrollo de su autoestima. El abandono es una herida silenciosa en la que, en ocasiones, los síntomas no aparecen hasta la edad adulta. Una infancia marcada por el abandono puede tener consecuencias psicológicas graves que afectarán al adulto, causándole un trauma que limitará sus sentimientos  y relaciones a lo largo de su vida. su cerebro quedará sobre activado, en modo supervivencia, lo que le impedirá vivir con tranquilidad, este cerebro estará analizando constantemente el entorno para determinar por dónde le viene la amenaza.

 

Algunos estudios sobre esta herida

Un estudio realizado por el área de Psicología de  la Universidad de A Coruña dónde se demostró la importancia del apoyo emocional durante la infancia como base para el correcto desarrollo. Este estudio “señala la alta incidencia del Déficit Cognitivo Acumulativo en niños adoptados, como resultado de unas condiciones de estrés traumatizante a una edad muy temprana desde 0 a 3 años de edad s siento este periodo una edad crítica en el desarrollo del sistema nervioso.” 

En 1998 la revista de medicina, American Journal of Preventive Medicine realizó otro estudio donde se demostró que hay una “fuerte relación gradual entre la amplitud de la exposición al abuso o la disfunción del hogar durante la niñez y múltiples factores de riesgo para varias de las principales causas de muerte en adultos”

 

¿Cómo afecta psicológicamente el abandono?

El sentimiento de abandono consiste en un estado anímico en el cual la persona manifiesta::

  • Estados de angustia
  • Pensamientos cargados de negatividad, la persona cree que algo malo puede pasarle
  • Pensamientos intrusivos se apoderan de la mente relacionados con el abandono padecido en el pasado o el abandono futuro que ellos mismos se imaginan, por ejemplo, “nadie quiere estar conmigo”, “no tengo nada que ofrecer”, no merezco cosas buenas, etc.

 

¿Qué consecuencias puede provocar sobre la conducta?

Las personas que han sufrido experiencias de abandono suelen mostrarse inseguras en sus relaciones sociales y esto puede llevarlas a desarrollar otros síntomas psicológicos o conductuales como los siguientes:

  • Vivir en alerta y vigilante
  • Baja autoestima 
  • Sensación de vacío interior
  • Mostrar sumisión dejando de lados sus necesidades
  • Miedo a la soledad
  • Sentirse abrumado o sin ánimo con facilidad
  • Perfeccionismo y autoexigencia
  • Necesidad de aprobación constante
  • Ansiedad y depresión

 

La herida del abandono afecta a las personas interfiriendo en sus relaciones sociales, Las personas que han sufrido esta herida pueden ver alterada su conducta a la hora de relacionarse con los demás. Estos son algunos de los rasgos que podemos encontrar:

  • Tendencia a relaciones superficiales, se suelen buscar excusas para salir de la relación, no querer intentarlo por miedo a que les dejen.
  • Mostrarse como personas muy independientes a modo de defensa para no ser dañados
  • Sabotear relaciones sanas por miedo a que la otra persona les deje
  • Un miedo aterrador a estar solo. Personas que aguantan relaciones tóxicas o que enlazan una relación que no es sana tras otra
  • Inseguridad en las relaciones que hace que se busquen garantías constantes de que no te van a dejar, de que todo está bien, etc.
  • Celos e hiper control  o comportamientos obsesivos en las relaciones intentando asegurar de manera desesperada que no van a dejarles

 

¿Cómo sanar la herida por abandono?

Curar la herida del abandono es posible y necesario para poder disfrutar de una una vida más o menos feliz. Se trata de analizar y entender aquello que en el pasado nos hirió. Empezando por ahí, es la única forma de poder superar esa herida para no dejar que condicione nuestra salud mental del presente y futuro. Aunque no sea un proceso fácil y en ocasiones nos cause dolor, sólo si nos enfrentamos al problema, podremos buscar la forma de hallar la solución. Estos son algunas pautas a seguir en el proceso de afrontamiento y superación de la herida por abandono:

  • Reconoce la herida

Debemos reconocer que este trauma pasado lo seguimos viviendo en nuestro presente, no se trata de culpar a quién nos causó la herida, sino de entender el origen de nuestras dificultades para poder sanarlo.

  • Expresa tus emociones

No debemos ignorar lo que nos hace daño, porque eso no valdrá de nada. Debemos hacer caso a nuestras emociones, liberarlas y entenderlas como primer paso para resolver aquello que nos está perjudicando. Podemos buscar una red de apoyo a la que abrirnos y expresar nuestros sentimientos y preocupaciones, es algo que nos hará sentir mejor y ayudará a superar la herida.

  • Trabaja tu autoestima

Debemos trabajar la autoestima, dedicando tiempo a nosotros mismos, definir intereses y metas será de gran ayuda para percatarnos de que es realmente importante estar bien con nosotros mismos como primer paso para ser más independiente y tener unas relaciones sociales más sanas.

  • Trabaja la confianza en ti mismo y en los demás

Debemos establecer nuevos lazos con otras personas para relativizar la situación y darnos cuenta de que las heridas por abandono pueden sanarse gracias a todo lo que recibimos de otras relaciones. 

  • Apóyate en recursos

Acudir a un profesional que nos oriente y apoye a través de escucha y empatía será de gran ayuda. La terapia de desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR), por ejemplo, suele ser muy útil para detectar y transformar recuerdos traumáticos de infancia y ayudarnos a integrarlos en nuestra memoria de forma sana para que podamos seguir con nuestra vida adelante. 

 

abandono

https://youtu.be/aqeXpeg2BD4

 


No olvides SUSCRIBIRTE a nuestro canal de Youtube , y no te pierdas nuestra lista de reproducción:

¿CÓMO AFECTA EL EMDR AL CEREBRO?

¿CÓMO AFECTA LA SORPRESA  AL CEREBRO?

¿CÓMO AFECTALA DEPRESIÓN AL CEREBRO?

 

Compartir
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?