Seleccionar página

frases negativas

Las palabras son muy poderosas, pueden dejarnos destrozados o levantar nuestro ánimo. Cuando nos referimos a esto no solo hablamos de las palabras que elegimos para comunicarnos, sino a la intención,  al tono de voz que usamos y al contenido del mensaje.

Tanto si nos las decimos a nosotros mismos, como si se las decimos a otros, las palabras que usamos en nuestro día a día tendrán un gran poder que podrá ser determinante para tener un “ buen día” o un “ mal día”. Las frases negativas pueden producir efectos en nuestro cerebro que tendrán consecuencias sobre nuestra salud y nuestro bienestar.

 

 

El poder de las palabras

La comunicación verbal no solo transmite ideas o información,  sino que transmite sentimientos, emociones y pensamientos. Los efectos de las palabras en las personas pueden ser sorprendentes, incluso en ocasiones pueden llevarnos a modificar nuestra conducta drásticamente.

Si repetimos con frecuencia frases como “no puedo”, o “ no soy capaz” lograremos un efecto dañino que afectará a la funcionalidad de nuestro cerebro. La ciencia ha abordado este punto con varios estudios llegando a la conclusión de que las palabras tienen el poder de impactar en el cerebro  y, por tanto, tendrán también un impacto en la salud y el bienestar.

Científicos como el neurólogo y decano de la Facultad de Medicina de la Universidad del Rosario, Leonardo Palacios, afirman que cada expresión verbal  hablada hace que se produzca una descarga emocional desde el cerebro. 

Una palabra negativa o insultante activa la amígdala, estructura del cerebro vinculada a las alertas, y genera malestar, ansiedad o enojo. Leonardo Palacios expone que ante esta situación el receptor de esa palabra o frase negativa se enfrentará a dos posibilidades: responder de una manera similar continuando con ese lenguaje y tono negativo o incluso agravando la situación con una agresión física o, por el contrario, puede actuar con indiferencia, sin entrar en ese juego y acudiendo a la razón.

Lo que queda claro es que este diálogo negativo nos afecta, además si el uso  de palabras negativas es frecuente y continuado,  acaba alterando nuestros niveles de hormonas y afectando a los neurotransmisores provocando cambios en nuestra química cerebral que afectarán a nuestra lógica, pensamientos y toma de decisiones. 

 

¿Cómo afectan físicamente las frases negativas?

Las palabras o frases negativas están relacionadas con un aumento en los niveles de estrés. El Dr. Andrew Newberg, un neurocientífico de la Universidad Thomas Jefferson  afirma que “Una sola palabra tiene el poder de influenciar la expresión de los genes que regulan el estrés, tanto a nivel físico como emocional”.

Las palabras que tienen una acepción negativa, pueden llegar a ser muy dañinas. De hecho, se ha observado que con sólo  leer una lista de palabras negativas durante apenas unos segundos se aprecia una respuesta de ansiedad, el estado de ánimo empeora y pueden aparecer pensamientos negativos recurrentes. Para hacer la prueba de esto bastaría con verbalizar palabras como «muerte» para observar los afectos negativos sobre nuestra salud y bienestar.

El problema es que, aunque esas palabras no están pasando en la realidad, ciertas partes del cerebro, como el tálamo y la amígdala, reaccionan ante ellas como si en realidad estuvieran pasando. Envían un mensaje de alarma que pone a nuestro cerebro en alerta y provoca un aumento de la producción de hormonas vinculadas al estrés, como el cortisol. Esto afecta a nuestro organismo,  afecta a nuestra capacidad para procesar la información y a nuestra toma de decisiones.

Otro efecto a destacar, fue estudiado por el filósofo Luis Castellanos que, apoyándose en la neurociencia, estudió el efecto de las palabras sobre nuestra salud mental y bienestar. Sus estudios en esta materia demostraron que cuando nuestro cerebro está expuesto a palabras negativas se ve afectado negativamente quedando bloqueado y pudiendo afectar al coeficiente intelectual, haciendo que este se reduzca hasta 14 puntos menos.

 

¿Cómo afectan psicológicamente las frases negativas?

  • Afectan a nuestro diálogo interno y estado de ánimo

La revista Brain and Cognition realizó un estudio llevado a cabo  por neurocientíficos japoneses. En este estudio se tomó como muestra a 21 participantes y se les expuso a palabras positivas y negativas sobre ellos mismos. El resultado fue claro, el negativo impacto que las palabras negativas tienen en el cerebro, es aún mayor cuando se refieren a características o declaraciones sobre uno mismo.

A través de este mismo estudio también se observó que hay más actividad cerebral en zonas relacionadas con las emociones demostrando que un discurso positivo favorece un mejor estado de ánimo, autoestima y motivación mientras que un discurso negativo nos lleva a un diálogo interno negativo que favorece la aparición de inseguridades y preocupaciones.

  • Tienen efectos negativos sobre la autoestima

Cuando usamos las palabras negativas de forma sistemática, ya sea hacia nosotros mismos o hacia otras personas, estamos influyendo negativamente en la autoestima, ya que el uso repetido de este tipo de lenguaje genera inseguridad, frustración, o sentimiento de inutilidad entre otros.

  • Su efecto es mayor si las verbalizamos

Antes dijimos que el efecto era mayor si las palabras negativas eran sobre nosotros mismos, bien, pues lo mismo ocurre con la verbalización del lenguaje negativo. Si las palabras negativas son dichas en voz alta su efecto será más perjudicial y dañino para la salud mental. Para ello basta con hacer una prueba,  y verbalizar ahora mismo, según lees este artículo,  alguna palabra negativa como “ enfermedad” o “ muerte”. Es fácil y normal observar que el simple hecho de pronunciarlas en voz alta provoca efectos negativos en nuestro físico y psíquico, como inquietud o la aparición de pensamientos negativos, por ejemplo.

Además la psicóloga estadounidense Bárbara Fredickson incide en que el efecto negativo que las palabras negativas provocan en nosotros, ha de ser recompensado. Friedickson afirma en sus estudios que: “Para contrarrestar el efecto de las palabras y las ideas negativas, necesitamos generar al menos tres emociones positivas”. 

 

¿Cómo mejorar el uso de las palabras?

  • Intenta erradicar palabras negativas

Debemos cambiar el lenguaje negativo hacia uno positivo tanto cuando nos dirigimos hacia los demás como en nuestro diálogo interno. Aunque  expresiones como “ no puedo”, “no quiero” o “ esto es imposible” puedan parecer inofensivas, si las eliminamos y las sustituimos por otras como “quiero hacerlo”, “ estoy en el camino de conseguirlo”, lograremos  que nuestro cerebro y nuestra realidad cambie.

  • Elimina la autocrítica y la crítica a los demás

Procura prestar más atención a lo bueno que a lo malo, la crítica constructiva nos ayudará pero la crítica gratuita sobre algún punto negativo nuestro o de los demás lo único que hará será empeorar nuestro estado de ánimo e inseguridad.

  • No generalices

Hay frases que suenan como sentencias tipo “todo me sale mal”, “seguro que acabará siendo un desastre”. Debemos eliminarlas de nuestro diario y evitarlas ya que tienen connotaciones muy negativas que nos impedirán avanzar hacia nuestras metas o propósitos.

  • Adquiere el hábito de la gratitud

Acostúmbrate a agradecer en todo momento, por todas las cosas simples y buenas de tu vida para recordarte a ti mismo el valor de la vida. Crear el hábito de tres cosas por las que dar gracias al final del día puede ser una buena opción para empezar a trabajar.

 

escuchar frases negativas, palabras negativas

https://youtu.be/6nPGRnAtSAE


No olvides SUSCRIBIRTE a nuestro canal de Youtube , y no te pierdas nuestra lista de reproducción:

¿CÓMO AFECTAN LAS DISCUSIONES AL CEREBRO?

¿CÓMO AFECTA LA ANSIEDAD AL CEREBRO?

¿CÓMO AFECTAN LAS DISCUSIONES AL CEREBRO?

 

Compartir
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?