Seleccionar página

¿Qué es el apego? 

Como sabemos, el ser humano es un ser social y desde su nacimiento establece relaciones afectivas. Según cómo sea el primer vínculo que forme el niño con sus figuras de referencia emocionales, creará un tipo diferente de apego. El primer vínculo que se forma suele ser con la madre y su función es la de identificar las necesidades del bebé y responder a ellas de manera sana y afectiva. 

¿Cómo se crea el apego?

El apego surge de la interpretación que hace el bebé de las respuestas que le da su madre ante sus necesidades, de la intensidad y de la constancia de dichas respuestas, determinando todo esto el tipo de apego que desarrollará el niño con su madre e influyendo en el resto de las relaciones sociales que el niño irá formando a lo largo de su vida ya que el apego es lo que da la sensación de seguridad, confianza, bienestar, autoestima, etc. El apego es sobre todo seguridad, seguridad de que el otro estará ahí para nosotros, seguridad que se convertirá en seguridad en uno mismo.

Diferencia entre amor y apego

A menudo se confunden los términos apego y amor pensando que hacen referencia al mismo tipo de relación, pero eso no es así. Realmente, en las relaciones lo más común es que haya una mezcla de ambos, pero es importante diferenciarlos entre sí (Cadarso, 2020). 

El amor, se basa en la libertad. Es decir, cuando una persona siente amor hacia otra, quiere lo mejor para ella y le permite ser ella misma y crecer. El amor es desinteresado, no es egoísta y busca la felicidad de otro. Es generoso y fomenta el crecimiento mutuo. 

Por otro lado, el apego es algo que no se elige, no entiende la libertad y es más egoísta. El apego hace que, si queremos a una persona, la queramos para nosotros mismos y queremos que nos preste atención constantemente. En las relaciones de pareja, el apego obstaculiza y no permite crecer al otro ya que únicamente desea tenerlo cerca. Es por esto, que una relación basada únicamente en el apego representa las inseguridades y la dependencia emocional. 

Tipos de apego

John Bowlby (1907-1990), fue un psicólogo infantil que se dedicó a investigar la relación entre el niño y su madre (o su cuidador principal) y los efectos a nivel psicológico que provocan en su vida. En su estudio, concluyó la existencia de cuatro tipos diferentes de apego y las diferentes manifestaciones de cada uno de ellos.

Apego Seguro

En primer lugar, denominó Apego Seguro a aquel que se caracteriza por un vínculo incondicional en el cual el niño sabe que la madre va a responder a sus necesidades y no va a fallarle. En este apego, el niño se siente seguro, aceptado y valorado ya que el cuidado por parte de la madre ha sido constante. Los niños que tienen un apego seguro tienden a sentirse mejor consigo mismos y tienen más facilidad a la hora de formar relaciones sociales y personales funcionales. Apego seguro

  1. Cómo se crea: el apego seguro se crea como consecuencia de una relación entre el cuidador y el niño en la cual se responde a sus necesidades y se busca el bienestar de este. 
    • Qué frases lo crean: frases que le hagan sentir capaz cómo: “yo se que tú puedes”, “inténtalo tú que yo voy a estar aquí”. Saber poner límites “esto no está bien”. Tener muestras de afecto hacia él aunque no sea con palabras (con abrazos, sonrisas, caricias…)
    • Qué situaciones / hechos lo provocan: responder a las necesidades del niño de manera afectiva, mostrar preocupación hacia él, hablarle de manera cálida y suave, ayudarle a solucionar las situaciones complejas, responder ante sus miedos, favorecer el juego y la exploración, calmarle, etc. 
  2. Características: los niños con apego seguro se caracterizan principalmente por la búsqueda de contacto de proximidad con su cuidador, suelen ser tranquilos y risueños.
  3. Síntomas: baja ansiedad y evitación, seguridad, comodidad en el entorno, independencia, confianza, alegría, sueño tranquilo. 
  4. Manifestaciones o conductas del que padece este apego: son niños que ante la separación reaccionan (llanto, ansiedad), pero de manera proporcional a la situación y son capaces de calmarse pasado un tiempo y cuando el cuidador vuelve, se alegran y se tranquilizan. Tienen una buena capacidad de exploración del medio y tienen interés y curiosidad por lo que sucede a su alrededor. 
  5. Qué necesidades tiene el niño con este tipo de apego: tiene necesidad de sentirse cuidado y querido por sus cuidadores, pero no muestra angustia porque tiene la seguridad de que esto va a ser así. Ante la aparición del miedo o de situaciones de peligro, busca el apoyo de su figura de apego. 
  6. Qué tipo de frases dice: “mamá mira lo que estoy haciendo”, “¿me ayudas con esto?”, 
  7. Qué peticiones suele hacer: reclaman atención si no se sienten bien, si tienen alguna necesidad, si quieren atención para jugar, es decir, expresan lo que necesitan.
  8. Qué pensamientos tiene: “estoy seguro”, “con mis padres estoy protegido”, “me siento querido”, “soy capaz de hacer esto”. Los niños con apego seguro tienden a desarrollar una mejor autoestima. 
  9. Qué emociones tiene: los niños con apego seguro sienten tranquilidad y bienestar cuando su figura de apego está cerca y, cuando esta se separa, reaccionan con angustia, pero son capaces de calmarse y alegrarse cuando vuelve. Tienen expresiones faciales de alegría y cuando existe algún problema muestran tristeza o enfado, pero son capaces de buscar soluciones.
  10. Cómo es su relación con su padre/madre: tienen una buena relación con sus cuidadores y son capaces de generar nuevas relaciones sociales a medida que avanza su edad. 
  11. Cómo se relacionan con los demás (conocidos, desconocidos, amigos, etc.): son capaces de crear buenos vínculos con los demás, se acercan a ellos y buscan la proximidad y el contacto con otros niños. A través del juego, van explorando a los otros y buscan establecer algún tipo de relación con ellos si ven algo que les llama la atención o que les atrae. 

Apego Evitativo

En segundo lugar, existe el Apego Evitativo, un apego inseguro en el cual el vínculo con el bebé ha sido más distante y frío a nivel emocional. Suele surgir de relaciones en las que la madre no muestra afecto hacia el bebé y se molesta ante sus demandas de cuidado, lo que les lleva a tener muchas dificultades a la hora de expresar sus emociones y mostrar sus sentimientos. Son niños muy independientes que tienden a resolver todo por sí mismos y no cuentan con la figura de apego en situaciones complejas. 

  1. Cómo se crea: Los padres responden con desagrado a sus conductas de apego (llanto, gorjeos, echar los brazos)  o no responden a sus necesidades básicas, por lo que el niño aprende a que no puede contar son sus cuidadores.
    • Qué frases lo crean: “ya se te pasará”, “ya dejará de llorar”, “no sé qué hacer para calmarlo”, “ya verás que eso no es nada”, “no será para tanto”, etc.
    • Qué situaciones / hechos lo provocan: situaciones en las que el bebé llora y los padres no responden a su demanda, rechazan o desatienden las necesidades básicas del bebé.Apego evitativo
  2. Características: no llora al separarse de su cuidador, aparentemente ignora la separación y el reencuentro con su figura de apego, aunque hay sufrimiento interno. 
  3. Síntomas: distante, poca emotividad, autosuficiente, no pide ayuda.
  4. Manifestaciones o conductas del que padece este apego: no tiene conductas de proximidad ni de búsqueda de contacto. Solo presta atención a lo que está haciendo en ese momento y no busca la mirada de sus figuras de apego en ningún momento. 
  5. Qué necesidades tiene el niño con este tipo de apego: aunque sus necesidades son las mismas que las de cualquier niño, no suele mostrarlas, tiende a solucionar los problemas por sí mismo. 
  6. Qué tipo de frases dice: “no necesito ayuda, yo puedo solo”, “no me gusta hablar de emociones ni sentimientos” “no me pasa nada”.
  7. Qué peticiones suele hacer: no suele hacer peticiones a los padres ya que debido a su independencia suelen ser muy pasivos. 
  8. Qué pensamientos tiene: “yo puedo solo” “no necesito a nadie” “no me gustan las relaciones de cercanía con los demás”, “nadie me ayudará”.
  9. Qué emociones tiene: poca expresividad emocional, bloquean las emociones. Suelen mostrar indiferencia, no expresan cariño, parece que no les afectan las cosas. 
  10. Cómo es su relación con su padre/madre: escasa relación con ambos, no busca su atención, suelen ser bastante distantes. 
  11. Cómo se relacionan con los demás (conocidos, desconocidos, amigos, etc.): no suelen interactuar mucho con el resto de los niños, en el juego tienden a estar solos y no responden a lo que les dicen los demás. 

Apego Ambivalente

En cuanto al Apego Ambivalente, otro tipo de apego inseguro, se caracteriza por una relación intermitente entre la madre y su bebé. Se da en situaciones en las que el niño no sabe si puede confiar o no en sus cuidadores debido a la poca constancia de la respuesta a sus necesidades. Tienden a vigilar a su cuidador y responden de manera muy ansiosa ante la separación ya que no saben si esa persona va a volver. Son niños que tienden a buscar la aceptación de los demás y tienen mucho miedo a que les abandonen.

Miedo al abandono

  1. Cómo se crea: se crea por una relación intermitente entre el niño y su figura de apego. En ocasiones el cuidador sí que satisface sus necesidades, pero en otras, no está disponible y no responde a ellas.
    • Qué frases lo crean: “como te has portado mal me voy”, “si no se comporta bien, no le hago caso”, “no pasa nada porque llore de vez en cuando”.
    • Qué situaciones / hechos lo provocan: padres sobreprotectores y muy estrictos que solo muestran afecto a sus hijos en caso de que se comporten como ellos creen adecuado. Ante una misma conducta un día los padres reaccionan con permisividad y otros le castigan.
  2. Características: inseguridad, el niño aprende a llamar la atención del cuidador mediante el llanto, puede exagerar sus conductas de apego para obtener el cuidado que necesita (llorar mucho, requerir la presencia de la madre continuamente, etc.)
  3. Síntomas: elevada ansiedad, miedo al abandono. Falta de autoestima, inestabilidad emocional.
  4. Manifestaciones o conductas del que padece este tipo de apego: los niños que tienen este tipo de apego llaman la atención hasta que el cuidador les hace caso. Cuando se separan de su figura de apego lloran desconsoladamente y no se tranquilizan a pesar de que vuelva. 
  5. Qué necesidades tiene el niño con este tipo de apego: tienen la necesidad de llamar la atención todo el rato para que les hagan caso. Demandan mucho la atención de sus cuidadores ya que tienen miedo de que no respondan a su demanda. 
  6. Qué tipo de frases dice: “¿esto está bien?”, repiten mucho “¿pero me quieres? ¿a que no te vas a ir y me vas a dejar solo?”
  7. Qué peticiones suele hacer: “hazme caso” “es que yo solo no puedo” (a pesar de que sea algo que realmente sí que saben hacer), “Quédate conmigo”.
  8. Qué pensamientos tiene: “tengo que comportarme como me han dicho porque si no se pueden ir” “a lo mejor no vuelven a buscarme” “se van a ir sin mi” “me van a dejar solo”
  9. Qué emociones tiene: enfado, rabia y miedo ante la separación de sus cuidadores. 
  10. Cómo es su relación con su padre/madre: suelen expresar miedo y ambivalencia porque no saben cómo van a reaccionar sus figuras de apego por lo que siempre está en tensión por saber qué va a pasar. 
  11. Cómo se relacionan con los demás (conocidos, desconocidos, amigos, etc.): se comportan de manera extraña cuando están con otras personas y reaccionan con llantos o ansiedad. 

Apego Desorganizado

Finalmente, definió el Apego Desorganizado como aquel apego inseguro que surge por situaciones de maltrato o de negligencia por parte de la figura de apego. Son niños que tienen comportamientos inadecuados y extraños y que no suelen confiar en nadie ya que sienten miedo hacia las relaciones con los demás. Esto se debe a que la relación que han tenido con su figura de apego ha sido amenazante y muy hostil en la que siempre ha habido agresividad, agresiones e incluso abusos sexuales. Las figuras de apego que provocan este tipo de apego pueden ser atemorizantes o estar aterrorizadas, por lo que el niño no encuentra solución a su miedo.

  1. Cómo se crea: a raíz de situaciones de negligencia o de maltrato en las que el niño se ha visto sometido a violencia, agresividad, abuso, etc. 
    • Qué frases lo crean: frases como “no vales para nada” “eres un inútil”, “todo lo haces mal” acompañado de conductas agresivas y/o humillantes. 
    • Qué situaciones / hechos lo provocan: situaciones de maltrato, abuso, negligencia y excesiva agresividad u hostilidad por parte de los padres. 
  2. Características: tiene conductas desorganizadas y desorientadas. Se bloquea ante la presencia de la figura de apego, no sabe qué hacer, se congela, es decir, se paraliza como si estuviera en trance. 
  3. Síntomas: son niños que se encuentran disociados (olvidos recurrentes, no se acuerdan de lo que han hecho, no sienten el cuerpo, cambios de humor rápidos y llamativos cómo pasar de la risa al llanto en pocos segundos, etc.), tienen altos niveles de ansiedad y miedo, sueño inestable, pesadillas, enuresis, comportamientos agresivos, oposicionistas, etc.
  4. Manifestaciones o conductas del que padece este apego: realiza conductas extrañas en presencia del cuidador como tirarse al suelo a llorar, levantar las manos, acurrucarse en el suelo, apartar la mirada, etc. 
  5. Qué necesidades tiene el niño con este tipo de apego: los niños con este tipo de apego tienen la necesidad de reparar el daño y sentir que pueden volver a confiar en las relaciones humanas. Necesitan la seguridad que no han recibido en su casa. Apego desorganizado
  6. Qué tipo de frases dice: son niños que no suelen hablar, incluso pueden acabar desarrollando mutismo ya que no son capaces de expresarse. 
  7. Qué peticiones suele hacer: como se menciona anteriormente, los niños con apego desorganizado no suelen realizar peticiones ya que son niños muy disociados que apenas se comunican. El miedo a lo que ocurra ante sus peticiones les impide expresarlas.
  8. Qué pensamientos tiene: “quiero que me quieran pero tengo miedo” “no me gusta el contacto físico con los demás”, “no puedo fiarme de nadie”, “quiero morirme”, etc.
  9. Qué emociones tiene: suelen ser niños deprimidos, con altos niveles de agresividad y problemas de conducta, la rabia puede ser su emoción básica, que pueden externalizar contra otros o contra sí mismos con autoagresiones.
  10. Cómo es su relación con su padre/madre: la relación con sus padres suele estar marcada por el maltrato y la agresividad por lo que lo único que sustenta esa relación es el miedo del niño a comportarse de manera inadecuada y que sus padres respondan con más agresividad. Normalmente el niño no interactúa con ellos.
  11. Cómo se relacionan con los demás (conocidos, desconocidos, amigos, etc.): tienen escasa capacidad de exploración por lo que no suelen formar nuevas relaciones. Tienen miedo ante el contacto con extraños ya que sienten que les pueden hacer daño.
Compartir
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?