EMDR es el acrónimo de Eye Movement Desensitization and reprocessing, en español  “desensibilización y reprocesamiento a través del movimiento ocular

En 1987 la doctora en Psicología Francine Shapiro dando un paseo, se dio cuenta que cuando movía los ojos de un lado para otro, los pensamientos negativos que en ese momento estaban en su mente desaparecían. Repitió ese descubrimiento con ella y con sus compañeros de Universidad y comprobó que a ellos les ocurría lo mismo.

A partir de ese momento empezó a desarrollar este método al que en un principio llamó EMD (Eye Movement Desensitization) porque fundamentalmente estaba basado en reducir la ansiedad del paciente.

La doctora Shapiro se preguntó si su método funcionaría con recuerdos traumáticos y para ello pensó en realizar estudios controlados en personas que cumplieran el diagnóstico por estrés postraumático (EPT).

Comenzó su estudio con Doug, un voluntario de la guerra de Vietnam. Doug había servido como soldado de infantería y tenía un recuerdo recurrente referente a una descarga de cadáveres que le perturbaba desde hacía más de 20 años. Francine le pidió que mantuviera el recuerdo en su mente mientras seguía sus dedos, después de una serie de movimientos oculares Doug refirió que la escena había cambiado, tras otras series de movimientos, el recuerdo iba perdiendo intensidad hasta que en un momento determinado Doug dijo “finalmente puedo decir que la guerra ha terminado”. Cuando la doctora Shapiro le pidió que volviera a pensar en el recuerdo traumático, lo que vino a su mente fue el jardín paradisiaco que contempló cuando vio Vietnam por primera vez.

Después de este trabajo, la doctora Shapiro realizó otro estudio con 22 personas que sufrían de EPT, unas eran víctimas de violaciones o abusos sexuales y otras veteranos de guerra. A un grupo le aplicó el tratamiento EMD y a otro grupo un placebo, los participantes del grupo de control mejoraron en pocas sesiones y la mejoría se mantuvo en el tiempo.

A partir de 1990 la doctora Shapiro añadió la R (reprocesamineto) a su método pues a través de sus trabajos vio que los pacientes no solo disminuían la ansiedad y reestructuraban sus cogniciones acerca de sus recuerdos, sino que también obtenían revelaciones espontáneas y aumentaban su autoeficacia, lo que les permitía tener conductas más adaptivas y funcionales.

Después de esta década se hicieron muchas investigaciones comprobando la eficacia del método EMDR, eficacia que podía ser controlada porque la mejoría de las personas a las que se les aplicaba se observaba en un periodo corto de tiempo.

El EMDR es la técnica más avalada científicamente:

USA:
• De acuerdo a la Fuerza de trabajo de la División Clínica de la APA, el EMDR es una metodología validada empíricamente para tratar TEPT.

  • Las directivas de Práctica Clínica para el manejo del Estrés Post Traumático, del Departamento de Asuntos para Veteranos del Departamento de Defensa de los EEUU, han designado al EMDR como “un tratamiento efectivo para el TEPT, tanto en civiles como en combatientes“.
  • Las directivas actuales de tratamiento de la International Society for Traumatic Stress Studies (ISTSS) han designado al EMDR como un “tratamiento efectivo para el trastorno de Estrés Post traumático. “

Francia:
• Las Directivas actuales del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica, han designado al EMDR como “Un tratamiento efectivo para las víctimas de trauma”.

Suecia:
• Las recomendaciones regionales de tratamiento para Trastornos de Ansiedad de Suecia, han designado al EMDR como un tratamiento efectivo para el TEPT.

Y: Holanda, Irlanda,  Israel y Reino Unido.

Cómo trabaja EMDR: para comprenderlo es necesario explicar qué se entiende por trauma. Diferenciamos dos tipos de trauma, por un lado estarían aquellos grandes acontecimientos traumáticos (terremotos, accidentes de tráfico) que hieren nuestro sentido de la seguridad y del bienestar y que provocan un aislamiento en una red neuronal de la memoria; y por otro estarían aquellas experiencias negativas que reiteradas en el tiempo y en relación con las figuras de apego (padres, cuidadores) impactan en nuestro sentido del yo, de la identidad, en nuestra autoestima, generando falsas creencias sobre nosotros mismos que se van a mantener a lo largo del tiempo si no se tratan.

Ejemplo, un niño que está en una cuna y que no es alimentado cuando tiene hambre, no es calmado cuando tiene miedo, no es tapado cuando tiene frio; está recibiendo impactos emocionales negativos (experiencias traumáticas reiteradas) en la que la creencia sobre sí mismo puede ser “no valgo lo suficiente para que me den de comer” o “soy malo por eso me abandonaron”. Evidentemente el niño no lo piensa con estas palabras pero en sus redes neuronales queda aislada esta información disfuncional que más adelante vemos con frecuencia en forma de baja autoestima o mal comportamiento.

En el ejemplo anterior, las creencias “no valgo” y “soy malo” son las que constituirían la base del trauma generando un defecto de integración en la información del hecho traumático, y el recuerdo de esa experiencia quedaría aislado del resto de las redes neuronales. Además, tanto las emociones como las creencias y sensaciones físicas que tuvieron lugar en el momento del trauma quedarían bloqueadas en el cerebro junto a toda la información referente a dicho trauma.

Tenemos que considerar que cualquier experiencia cotidiana puede convertirse en un trauma. Todos podemos recordar algún episodio de la infancia en el que sentimos mucha vergüenza y notar cómo en ese momento el estómago se nos encoge y la cara enrojece, a pesar de que hayan pasado más de 20 años ¿qué está pasando? Estamos conectando con redes neuronales bloqueadas en nuestro cerebro que no han podido procesar la información del momento que vivimos.

El método EMDR, a través de un protocolo muy estructurado, que incluye la estimulación bilateral pero que también puede utilizar estimulación táctil o auditiva,  desbloquea el recuerdo traumático y lo integra en el cerebro. A través del PAI (procesamiento adaptativo de la información) consigue que los recuerdos, las creencias, las experiencias y en definitiva, toda aquella información disfuncional, es decir aquella información que hace sufrir al paciente, se transforme en una información más adaptativa, de mayor utilidad para la vida diaria.

Aunque en un principio los primeros estudios sobre EMDR estaban destinados a comprobar su eficacia sobre el EPT en la práctica clínica se ha comprobado que el EMDR es un tratamiento efectivo para:

Personas con estrés agudo y trastorno por estrés postraumático, traumas complejos, trastornos de personalidad, abusos sexuales, ataques de pánico, duelos complicados, trastornos de ansiedad, adicciones, fobias, problemas de autoestima, imagen corporal negativa y problemas somáticos: dolor crónico, eccema crónico, problemas gastrointestinales.

Los niños adoptados han pasado por el trauma del abandono y en muchas ocasiones por aquellas experiencias negativas relacionadas con las figuras de apego que han quedado bloqueadas en sus redes neuronales como situaciones traumáticas y que son las responsables de sus dificultades presentes.

El trabajo con EMDR les ayuda a integrar la información bloqueada en su cerebro haciendo que sus conductas sean más adaptivas. La terapia con los niños se puede llevar a cabo independientemente de la edad que tengan. Con los de menos de 5 años se trabaja siempre con los padres y la manera de hacerlo no es aplicando el protocolo estándar, sino con cuentos u otro tipo de estrategias. Con los niños de 5 a 7 años también se trabaja con los padres, en función de cómo vaya el proceso terapéutico y si los niños lo admiten pueden estar solos alguna sesión, pero no es imprescindible.

Una de las importantes ventajas de este método es que no es indispensable que los niños verbalicen con detalle lo que les ha ocurrido. Algunos no quieren hablar sobre su vida preadoptiva, les resulta muy doloroso o sienten vergüenza al hacerlo, en estos caso no es necesario que lo expresen, basta con que hagan un dibujo representativo, elijan una carta, específica para estas ocasiones, o simplemente señalen la emoción y el pensamiento que les provoca el recuerdo, y a partir de ahí se puede empezar a procesar dicho recuerdo.

A continuación pongo dos experiencias con EMDR

Madre de adolescente: 15 sesiones

El proceso de Juan en la terapia, empezó con mucho dolor emocional, confusión y rabia. Encerrado bajo llave en ese lugar en donde como padres no podíamos llegar y donde él no sabía cómo salir. Poco a poco a lo largo de las sesiones, salía en silencio, no hablaba de ello y sobre las 24h de la sesión se empezaba a abrir en sus emociones, expresaba cosas y se comunicaba. Él parecía no ser muy consciente de lo que había sucedido o hablado en la sesión, o al menos no lo comunicaba, pero deseaba ir a la siguiente a pesar de tener que coger un avión para llegar. A lo largo del tiempo y de las sesiones, ha ido pudiendo articular sus ideas, opciones, socializarse con los amigos y reducir sus conductas de riesgo, acercarse a nosotros, reconciliarse y reconocer a su padre y poder expresar el cariño. Con la terapia EMDR se ha creado la apertura hacia la oportunidad, el crecimiento que ira eligiendo en el camino de su vida y aunque haya acciones negativas del pasado, va resolviendo y avanzando, mientras que el miedo al dolor de él y nuestro va disminuyendo.

Madre niño 5 años

Mi hijo llevaba un año entero sin dormir una sola noche entera. Lo normal es que se levantara de dos a tres veces, pero  incluso llegaron a ser cuatro o cinco veces. Lo malo de las noches era el miedo que tenía cuando lloraba o cuando venía a mi cama. Sus “sueños malos”, como él les llama, hicieron que no quisiera irse a la cama aunque se estuviera cayendo de sueño. Sus “sueños malos” hacían que no pudiera dormir sin que hubiera una o dos luces dadas todas las noches. “Sus sueños malos” hicieron que incluso de día tuviera miedo de todo.

Pablo al no dormir, de día era un niño cansado y como tal se comportaba. Se movía constantemente, hubiera podido pasar por un “niño hiperactivo”, desobedecía, provocaba, pegaba, lloraba, y las consecuencias eran una familia siempre enfadada con él, cansada e irascible y un niño con mala fama en el colegio, fama que no se merecía.

En las primeras sesiones dibujó sus “malos sueños” estos dibujos cambiaron al final de la sesión, pasaron de ser monstruos a casas y niños sonrientes y el efecto se notó desde la segunda sesión, la intensidad de los sueños comenzó a bajar. No digo a desaparecer pero si a disminuir. En la cuarta sesión conseguimos dormir más de dos o tres noches seguidas. En la sexta sesión las pesadillas habían desaparecido y todos dormíamos de un tirón toda la noche.

Que mi hijo comenzara a dormir supuso que en su vida cotidiana, el colegio,  bajara el ritmo, ya no parecía un niño hiperactivo, comenzó a estar más tranquilo. Ahora escuchaba cuando le hablabas, jugaba con los niños  sin agresividad sin rabietas.

La terapia con EMDR, hizo que en 6 sesiones volviera la tranquilidad a nuestras vidas.

Montserrat Lapastora

Psicóloga clínica

Clínico EMDR

 

Contacta con Nosotros

Centro de Madrid

C/ San Bernardo Nº 97-99 bajo 6,
CP 28015. Madrid

Centro de Alcorcón

C/ Principe Don Juan Carlos Nº 1,
CP 28924. Alcorcón (Madrid)




Información básica sobre Protección de Datos
Responsable: Montserrat Lapastora Navarro
Finalidad: Informarle sobre los productos / servicios publicados en nuestra web
Legitimación: Legitimación por consentimiento del interesado
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Ubicación: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en el apartado Política de Privacidad, situado en esta misma web

CONSENTIMIENTO
La finalidad y uso previsto tanto de los datos en sí mismos como de su tratamiento, es prestarle el servicio solicitado. A continuación, podrá aceptar las finalidades que crea convenientes marcando su casilla correspondiente y clicando en el botón ACEPTAR, tenga en cuenta que algunas finalidades pueden ser necesarias para poderle prestar el servicio, en el caso de NO marcar dichas casillas, no se podrá prestar/entregar el servicio/producto asociado.

Prestación del servicio solicitado, (Si acepta el tratamiento de sus datos con esta finalidad marque esta casilla)*
Envío de ofertas de productos y servicios de su interés, (Si acepta el tratamiento de sus datos con esta finalidad marque esta casilla)
[dynamichidden url "CF7_get_post_var key='title'"]

*Campos obligatorios

¿Prefieres que te llamemos?

Rellena el siguiente formulario

Información básica sobre Protección de Datos
Responsable: Montserrat Lapastora Navarro
Finalidad: Informarle sobre los productos / servicios publicados en nuestra web
Legitimación: Legitimación por consentimiento del interesado
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Ubicación: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en el apartado Política de Privacidad, situado en esta misma web

CONSENTIMIENTO
La finalidad y uso previsto tanto de los datos en sí mismos como de su tratamiento, es prestarle el servicio solicitado. A continuación, podrá aceptar las finalidades que crea convenientes marcando su casilla correspondiente y clicando en el botón ACEPTAR, tenga en cuenta que algunas finalidades pueden ser necesarias para poderle prestar el servicio, en el caso de NO marcar dichas casillas, no se podrá prestar/entregar el servicio/producto asociado.

Prestación del servicio solicitado, (Si acepta el tratamiento de sus datos con esta finalidad marque esta casilla)*
Envío de ofertas de productos y servicios de su interés, (Si acepta el tratamiento de sus datos con esta finalidad marque esta casilla)
[dynamichidden url "CF7_get_post_var key='title'"]


*Campos obligatorios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies