Seleccionar página

Fobia escolar

Cuando el niño que tiene fobia escolar va a ir al colegio, le entran náuseas, mareos, dolores de cabeza u otros dolores sin causa orgánica que lo justifique. El niño se siente enfermo ante la idea de ir a la escuela. Psicológicamente entra en estado de pánico, llegando a creer que puede morir. Esto se pasa cuando ya no tiene que ir al colegio. Para que se considere una fobia escolar, es necesario que se dé durante un tiempo continuado. La fobia escolar afecta al niño/adolescente y a la familia.

Si tu hijo no quiere ir a la escuela lo mejor es que intentes convencerle por las buenas, y si su negativa persiste habría que hablar con profesores y tutores para ver qué está pasando.

Cuanto más tiempo pasa más difícil le resulta al niño acudir a la escuela y la fobia puede necesitar medicación, por eso es necesario consultar cuanto antes a un especialista para que la fobia escolar no se instale.

¿Quieres más información?
Déjanos un mensaje y nos pondremos en contacto

«Un pájaro posado en un árbol nunca tiene miedo de que la rama se rompa, porque su confianza no está en la rama sino en sus propias alas.»

Índice de navegación

Testimonios

N.O.

Con 11 años mi hijo empezó a no querer ir al cole, poco a poco el miedo le dominó y tuvo que dejar de ir, era horrible verle sufrir así, pero no podía estar eternamente en casa. En Psicoveritas, a través de juegos y otras técnicas le ayudaron y poco a poco fue perdiendo el miedo y cogiendo seguridad.

S.Z.

Después de nuestra separación, nuestra hija de 9 años no quería ir al colegio, cada mañana era un drama tener que llevarla, pero no podía hacer otra cosa, tenía que ir al cole. Fuimos a Psicoveritas y una psicóloga muy cariñosa estuvo trabajando con ella y a veces con nosotros y el miedo al cole remitió.

L.Y.

Durante varios meses mi hija de 13 años no quería ir al instituto, la obligamos porque tenía que ir a clase. El director nos llamó y nos dijo que se pasaba los descansos encerrada en el váter y que varias veces la encontraron llorando. Decidimos llevarla al psicólogo y en Psicoveritas supieron trabajar con ella hasta que se le pasó.

X