Problemas de conducta

Los problemas de conducta son uno de los motivos por lo que los padres nos consultan o traen a sus hijos a Psicoveritas. Generalmente cuando llegan ya han intentado todo tipo de soluciones para que su hijo deje de comportarse mal, sin ningún resultado.

Los niños no tienen recursos muy elaborados para manifestar su malestar, por lo tanto lo hacen a través de su comportamiento o de su cuerpo, como pueden ser problemas en la piel, dolores de tripa recurrentes, si son bebés lo pueden manifestar a través de la alteración del sueño o el apetito, etc.

A veces la línea que separa lo que es normal de lo que debe consultarse con un psicólogo es muy fina. Los padres son los que mejor conocen a sus hijos y ellos determinarán cuándo es necesario consultar con un profesional.

¿Quieres más información?

Principales problemas en la Psicología Infantil

Principales problemas en la Psicología Infantil
TDAH

TDAH

Trastorno común de la infancia que hace que a un niño le sea difícil concentrarse y prestar atención y además es inquieto. Esto tiene que interferir en la vida social o familiar del niño.

Déficit de atención con hiperactividad

Las siglas de TDAH corresponden a Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Este es un trastorno neurobiológico generado en la infancia que implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad y que muchas veces está asociada a otros trastornos.

Hoy en día el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad TDAH está sobre diagnosticado, se etiqueta a muchos niños de TDAH y no lo son. Los niños son inquietos por naturaleza y su atención puede no mantenerse porque no tienen la madurez cerebral suficiente. También hay veces que comparten síntomas con otros trastornos  como la depresión, ansiedad o ciertos problemas de aprendizaje.

En Psicoveritas casi todos los niños adoptados y muchos biológicos que vienen a nuestro centro están diagnosticados de TDAH, y no todos lo son, muchas veces el apego desorganizado o sentirse en un ámbito hostil para ellos, como puede ser el colegio, son los que originan esos comportamientos de falta de atención y de hiperactividad.

El TDAH se caracteriza por tres síntomas: Hiperactividad, falta de atención e impulsividad.

Inmadurez en el desarrollo

Inmadurez en el desarrollo

Debido a diferentes motivos, el cerebro madura de una forma más lenta de la que les correspondería por edad y este retraso en el desarrollo ocasiona dificultades en el aprendizaje y algunos problemas de conducta

Inmadurez en el desarrollo

Puede estar causada por diferentes motivos como el nacimiento con bajo peso o el ser prematuros, niños nacidos por cesárea, la falta de estimulación, un entorno empobrecido, con poco afecto, que han pasado muchas horas en la guardería, en la trona etc… Por estas y otras causas su cerebro madura de una forma más lenta de la que les correspondería por edad y este retraso en el desarrollo ocasiona dificultades en el aprendizaje y algunos problemas de conducta. Todo ello se puede tratar con terapias del neurodesarrollo.

Ansiedad infantil

Ansiedad infantil

Mecanismo fisiológico que pone en alerta al niño ante posibles situaciones peligrosas del entorno y que se manifiesta con inquietud, no querer separarse de los padres o trastornos de sueño, entre otros.

Ansiedad infantil

Cada vez son más los niños que tienen ansiedad, ansiedad que pueden manifestar de diferentes maneras, pero primero vamos a ver qué es la ansiedad. La ansiedad es la respuesta fisiológica ante un peligro que proviene del exterior, ese estado fisiológico es el que prepara al cuerpo para luchar o huir ante el peligro presente. Es una respuesta adaptativa que nos permite defendernos de las amenazas. Pero en muchas ocasiones, la ansiedad se produce aunque no haya peligros externos, los niños que sufren ansiedad entran en un estado permanente de alerta, es como si estuvieran esperando que el peligro se dé en cualquier momento. Es muy desagradable vivir con ansiedad permanente pues les impide disfrutar plenamente del entorno que le rodea.

Hoy en día vivimos en un mundo con muchas exigencias y los niños no se escapan a ellas, hay exigencias en el mundo académico, en las extraescolares, en los deportes, etc. Los niños quieren complacer a sus padres y esto puede hacer que se exijan demasiado, que quieran hacer las cosas de forma perfecta y todo esto genera gran ansiedad.

Otro generador de ansiedad infantil son los miedos que sufren algunos niños. Les surge temor por no sacar buenas notas, a hacer el ridículo ante sus compañeros, a hacer mal las cosas, a que se rían de ellos, etc. Todo ello hace que vivan en tensión dando mucha importancia a cada detalle de sus tareas para hacerlo bien.

No siempre encontramos una causa de la ansiedad infantil a simple vista, porque su origen puede estar en sus primeros meses o años de vida, e incluso en el periodo del embarazo.

Algunos de los síntomas que nos alertan de que puede haber ansiedad infantil son los siguientes:

  • Evitación de situaciones sociales.
  • Alteraciones en el sueño.
  • Dolores físicos sin causa justificada: (dolores de cabeza o de tripa).
  • Temor ante lo que pueda pasar, sin causa justificada de que pueda pasar algo malo.
  • Ansiedad de separación. Esto lo vemos con mucha frecuencia en niños adoptados, no pueden separarse de sus figuras de apego por temor a perderlas.
  • Miedos irracionales. De repente empiezan a tener miedo a cosas o situaciones que antes no los tenían.
  • Están continuamente irritados.

La ansiedad infantil puede tener consecuencias en dificultades de adaptación, de aprendizaje, problemas en su entorno familiar, escolar y social.

Si tienes dudas de que tu hijo tiene ansiedad infantil, ponte en contacto con Psicoveritas, os podemos ayudar.

Timidez infantil

Timidez infantil

Niños con un patrón de conducta caracterizado por déficit e inadecuación de relaciones interpersonales y por una tendencia estable y fuerte de escape y evitación del contacto social con otras personas en diversas situaciones relacionales.

Timidez infantil

La timidez infantil es algo normal en los niños, cada uno mostrará un determinado grado de timidez, pero lo lógico es que, con el paso del tiempo, sobre los 10 años, vaya desapareciendo.

Los padres juegan un papel importante en la potenciación o desaparición de la timidez infantil. No deberán darle demasiada importancia ni decírselo constantemente ni animarle a que haga cosas que de momento no se atreve, porque eso le reforzará su conducta tímida.

La timidez infantil se convierte en un problema cuando limita al niño en sus actividades sociales y escolares e incluso cuando se relaciona con la familia extensa. Un niño que no se atreve a jugar con sus compañeros, o no se adapta a ellos en juegos y actividades puede tener una timidez extrema.

En estos casos lo mejor es no forzarle a hacer cosas que le incomodan y que le suponen un gran esfuerzo. Por el contrario será de gran ayuda entender y aceptar sus limitaciones y ver si mejora, si no es así es el momento de contactar con un psicólogo que le pueda ayudar.

Alguna de las causas de la timidez infantil puede ser la sobreprotección o una educación muy autoritaria, porque ambos estilos educativos generan inseguridad y baja autoestima en el niño. Lo que el niño necesita es que se le dé seguridad, que se le transmita que creemos en él, en sus capacidades y que poco a poco se vaya sintiendo más seguro.

Los niños tímidos son menos valorados por sus compañeros, que les tachan de sosos y poco divertidos, por lo que dejan de contar con ellos en los juegos por esa falta de aportación de diversión. También pueden ser víctimas de bullying o acoso escolar, ya que tienen la autoestima baja y ese es un factor que favorece que se metan con ellos otros niños.

Baja autoestima infantil

Baja autoestima infantil

Dificultad que tiene el niño para sentirse valioso lo cual puede desencadenar en angustia, dolor o desánimo.

Baja autoestima infantil

El autoconcepto o la autoestima que tienen los niños están relacionados con la mirada que reciben de los demás, son los padres y las personas importantes de su entorno las que les van diciendo cómo son.

Cuando una mamá dice a su hijo: “¡Pero qué guapo eres!, “¡Qué orgullosa me siento de ti” o “qué ordenado, simpático, bueno…eres! el niño va interiorizando todas esas actitudes dentro de él y la autoestima que se forma será positiva. A veces, algunos padres, con la mejor intención del mundo le dicen a sus hijos frases como: “¡a ver si eres capaz de hacer esto o lo otro!” “¡Parece mentira que saques un 5 con lo listo que eres!” o “¡Pareces tonto, seguro que lo podrías hacer mejor! Este tipo de comentarios hace que el niño se sienta tonto y poco capaz de hacer las cosas, en vez de mejorar que es lo que desean sus padres y el objetivo de dichos comentarios. Su autoestima se sentirá dañada y esta actitud de sentirse menos valioso que los demás puede acompañarle durante muchos años.

Otros motivos de baja autoestima suelen ser las comparaciones, a nadie le gusta que le comparen con otro y lo que genera estas comparaciones es desmotivar en lugar de motivar.

El bullying es otra de las causas de baja autoestima, el niño con baja autoestima suele ser víctima de acoso, lo que todavía empeora su baja autoestima.

Padres muy protectores que no le dejan hacer las cosas que hacen sus amigos de la misma edad. El mensaje que se transmite con estas limitaciones es “tú no puedes” lo que ocasiona baja autoestima en los niños que viven en un entorno demasiado protector.

Cuando el ambiente en el que vive el niño es de violencia o de maltrato también genera baja autoestima.

Unos padres muy miedosos transmiten el miedo a su hijo y este crecerá atemorizado dando paso a una baja autoestima.

No hay un solo factor para que la baja autoestima se dé en un cien por cien pero lo mencionado anteriormente son causas posibles de baja autoestima, una o varias de ellas.

Qué podemos observar cuando un niño tiene baja autoestima:
  • Niños muy inseguros y con muchos miedos.
  • Temor a que le critiquen. Prefiere no hacer las cosas por miedo a que le desvaloricen.
  • Se rinde ante la mínima dificultad porque piensa que no puede.
  • No sabe relacionarse con sus iguales o teme que le rechacen
  • Pueden ser muy perfeccionistas.
  • Pueden ser muy negativos.

Si observas alguno o varios de estos síntomas en tu hijo, puede que tenga baja autoestima. En Psicoveritas tenemos experiencia con este problema y le podremos y os podremos ayudar.

Depresión infantil

Depresión infantil

Trastorno anímico a través del que el niño muestra síntomas concretos. En primer lugar, muestra una pérdida de receptividad hacia actividades que antes le encantaban y le hacían feliz.

Depresión infantil

Igual que en los adultos, los niños también tienen depresiones, pero al no tener los recursos lingüísticos ni psicológicos para expresar lo que sienten lo hacen de forma diferente a los adultos.

La prevalencia de depresión infantil es del 3% de la población infantil.

            Los síntomas que presentan los niños deprimidos son:

  • Bajo estado de ánimo.
  • Irritabilidad, hostilidad o cólera.
  • Molestias o dolores físicos inespecíficos.
  • Cara de tristeza.
  • Mirada hacia abajo, que no se comunica con los demás.
  • Falta de energía.
  • Falta de capacidad para disfrutar con el juego u otras actividades que antes disfrutaba.
  • Sentimiento de culpa.
  • Puede haber aumento de peso.
  • Sentimientos o acciones autodestructivas.
  • Movimiento agitado o inhibido.
  • Dificultades en el sueño.

No tienen por qué darse todos estos síntomas, pero si detectas que tu hijo ha cambiado, que está más triste, inactivo y que no se divierte jugando, puede ser el momento de consultarnos.

Tartamudez infantil

Tartamudez infantil

Trastorno de la comunicación (no un trastorno del lenguaje) que se caracteriza por interrupciones involuntarias del habla que se acompañan de tensión muscular en cara y cuello, miedo y estrés.

Tartamudez infantil

Muchos niños pueden empezar a tartamudear cuando comienzan a desarrollar el lenguaje. Esto sería normal, y lo que se debe hacer es dejarles, no decirles nada y hacerles ver lo que está haciendo, porque esto empeoraría la situación.

Cuando esta tartamudez normal no desaparece podemos hablar de tartamudez leve o tartamudez grave:

En la tartamudez leve el niño solo tartamudea en determinadas situaciones y esto le produce mucha vergüenza. Puede aparecer en cualquier momento, lo que va acompañado de vergüenza y malestar por el niño que la padece.

La tartamudez grave suele darse en niños mayores, repiten sílabas, palabras o frases sin que puedan controlar dicha repetición.

Es posible que la tartamudez desaparezca si los padres se muestran tranquilos cuando el niño habla, aunque tartamudee, si no intervienen terminado las frases en las que el niño se ha trabado, no obligarle ni decirle que hable más despacio, no dramatizar si el tartamudo persiste y consultar con especialistas del lenguaje.

Es posible que haya un acontecimiento emocional que haya provocado esa inseguridad, por lo que no hay que descartar una visita al psicólogo.

Terrores nocturnos y Pesadillas

Terrores nocturnos y Pesadillas

Terrores nocturnos: Un sueño miedoso acompañado de un despertar solo parcial desde una fase de sueño muy profundo.

Pesadillas: Un sueño que provoca mucho miedo seguido de un despertar completo.

Terrores nocturnos y pesadillas

Los terrores nocturnos son una especie de pesadillas que tienen los niños, en los que aparentemente está despierto, mantiene los ojos abiertos, chilla y llora, pero sin embargo no se está enterando de nada.

Los padres se preocupan mucho con este tipo de terrores porque el niño aparece muy angustiado, sin embargo, no se está enterando de nada y cuando se despierta no se acuerda de nada. Cuando esto ocurre lo aconsejable es estar al lado del niño, consolándole y abrazándole hasta que se pase y retome el sueño con normalidad. Los terrores nocturnos suelen darse entre los 4 y 5 años. Desaparecen sin más.

Las pesadillas son sueños que producen mucho miedo y que el niño recuerda al despertarse, puede dar detalles del contenido de su pesadilla, aunque no la recuerde en su totalidad. Es normal tener pesadillas de vez en cuando, pero si persisten es que hay algo en la mente del niño que le perturba, puede ser un evento en el colegio, en casa o cualquier otro. Pensemos que para los niños cualquier cosa que para nosotros es normal, ellos lo pueden vivir con miedo.

Ante las pesadillas esporádicas, los padres deberán estar con su hijo hasta que se tranquilice y vuelva a dormirse profundamente. Si las pesadillas persisten habrá que consultar a un psicólogo para ver qué está pasando. Los psicólogos infantiles de Psicoveritas tienen una amplia experiencia en este tipo de sueños y pesadillas.

“Educa a los niños y no será necesario castigar a los hombres.” (Pitágoras.)

B.B.

Desde que operaron de un pie a mi hijo de 10 años, no había vuelto a sentirse tranquilo, continuamente estaba con ansiedad. Después de llevarle a Psicoveritas volvió a la tranquilidad y a ser el mismo que era antes de la operación.

V.C.

Mi hija de 9 años tenía muchas pesadillas. Desaparecieron rápidamente con EMDR.

T.R.

Con 12 años mi hijo seguía siendo muy tímido, para él era horroroso hablar cuando estaba en un grupo. Ahora es participativo y disfruta de sus amigos.

Contacta con Nosotros

Centro de Madrid

C/ San Bernardo Nº 97-99 bajo 6,
CP 28015. Madrid

Centro de Alcorcón

C/ Principe Don Juan Carlos Nº 1,
CP 28924. Alcorcón (Madrid)





, acepto la política de privacidad.
[dynamichidden url "CF7_get_post_var key='title'"]

*Campos obligatorios

¿Prefieres que te llamemos?

Rellena el siguiente formulario

, acepto la política de privacidad.
[dynamichidden url "CF7_get_post_var key='title'"]


*Campos obligatorios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies